El hormigón es uno de los elementos más comunes en construcción. Está presente principalmente como elemento estructural en vigas, viguetas, forjados, pilares, soleras, losas, tuberías, muros, pilas, estribos, tableros, pilotes, canales, aliviaderos, etc. Por ello, es necesario garantizar la durabilidad, y por ende su vida útil, mediante una correcta reparación y protección, e incluso en ocasiones mediante el refuerzo.

Desde el 1 de enero de 2009, es de obligado cumplimiento en toda la Unión Europea la Norma UNE-EN 1504, que especifica los requisitos para la identificación, comportamiento y seguridad de los productos y sistemas a utilizar para la reparación y protección estructural y no estructural del hormigón. Cuyos objetivos fundamentales son los de armonizar las normativas locales existentes en la Unión Europea; fijar unos requisitos de calidad mínimos de obligado cumplimiento para garantizar la seguridad de los usuarios; y asegurar el libre comercio de productos.

Según datos estadísticos más del 60% de las reparaciones fallan antes de 10 años, debido principalmente a un desconocimiento del origen de los daños, al empleo de productos no adecuados, a una solución incorrecta e incompleta, y a una aplicación incorrecta.

¿Cómo debemos reparar nuestro hormigón para no caer en ese 60%? Muy fácil, empleando el concepto de Risk Management. El concepto de gestión de riesgos o Risk Management, es aplicable a cualquier elemento de hormigón, y consiste en un procedimiento que cuenta con diferentes pasos, gracias a los cual podemos disminuir considerablemente la probabilidad de que se materialice un riesgo:

1- Identificación: Inspección de la causa o causas del deterioro.

2- Cuantificación: Diagnosis y objeto de la reparación.

3- Control: Principios y métodos de reparación.

4- Respuesta: Ejecución por instaladores especialistas.

Ésta metodología de Risk Management es extensible tanto para el control de ejecución del proceso como para el control de calidad. Durante el control de ejecución del proceso se define la solución adecuada a nivel de proyecto, si implementamos el concepto de gestión de riesgos en esta fase el procedimiento sería el siguiente:

1- Inspección: Inspección ocular para poder analizar los daños.

2- Diagnosis: Descripción, alcance, origen y relevancia del daño. Definiendo un plan de ensayos para los puntos críticos.

3- Objeto de la reparación: Ha de quedar totalmente definido para poder establecer un plan de actuación de acuerdo al mismo.

4- Plan de actuación: Una vez con toda la información, resultados y conclusiones en cuanto a daños, se definirán los principios y métodos de reparación según recoge la norma UNE-EN 1504.

Además del control de ejecución es necesario un control de la calidad el cual debe ser realizado, antes, durante y después de los trabajos de reparación, protección y refuerzo. Aplicando el concepto de Risk Management el procedimiento sería el siguiente:

1- Adecuación de la estructura: Consistente en el apeo, preparación del soporte, desoxidación de armaduras, limpieza de la superficie, etc.

2- Control de parámetros de ejecución: Control de humedad, temperatura, velocidad del viento, resistencia superficial, etc.

3- Inspección y ensayos de los trabajos realizados: Inspección visual, ensayos de resistencia a compresión de amasadas, de adherencia, medición de velocidad de corrosión, etc.

4- Documentación de la intervención: Es conveniente documentar tanto de forma gráfica como escrita, el control de ejecución de los trabajos realizados: PPIs, informes, etc.

La correcta implementación de los 4 factores nos lleva a reducir la probabilidad de que se materialice el riesgo en los proyectos y las obras de construcción.

Desde Aimsur recomendamos siempre que éste procedimiento lo realicen profesionales cualificados y con experiencia en la reparación y protección del hormigón. En Aimsur ponemos a su disposición un asesoramiento completo por parte de nuestro departamento técnico. Llámanos y déjate asesorar por un equipo experto en soluciones para la construcción.

Si le ha gustado esta entrada le invitamos a que se suscriba a nuestra newsletter para estar al tanto de todas nuestras novedades: Ofertas, promociones, cursos, formaciones, y mucho más.

Quiero suscribirme a la newsletter de Aimsur.